Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2 octubre 2006

trescientos dólares

 -Seño, ¿cuanto son trescientos dolares?-
 
 Las niñas estaban sentadas en el patio de la escuela, la maestra hacia tan solo tres meses habria contestado sin mas y continuaria con el trabajo que le esperaba en  el despacho de direccion, pero ya habia aprendido que en aquella perdida region de centroamerica hasta las preguntas mas simples encerraban angustias secretas,  una historia, muchos miedos y algo que aprender.Se sienta a su lado
 -¿porque?
Responde la otra niña
-Su mamá le ha enviado una pulsera y le dice que cuesta 300 dolares-
-¡Ah! sí, que bueno y ¿dónde vive su mama ahorita?-
Mientras, la maestra trata de recordar quien fue a la reunión de padres por Yesenia: fue su abuelita, si la recuerda bien; una mujer de  mirada triste y cuerpo cansado que se movia con esfuerzo. Luego, la vio en las reuniones de cuarto y sexto grado recibiendo las calificaciones de los otros nietos a su cargo.
– en los estados-
-¿desde hace cuanto?
-no recuerdo,… siete años o asi-
-¿tiene ganas de verla?-
-…bien…-
-¿cuanto hace que no la ve?-
-…no sé-
 Mireida contesta por ella:
-…desde que se fue y tiene muchas ganas de abrazarla, a veces cuando hablan por celular; la mama le dice que se van a reencontrar pero lo prometio tantas veces que Yesenia ya perdido la esperanza-
-pero pueden ir a visitarla-
-no tenemos visa-
A ella misma  le han negado en dos ocasiones el visado, apesar de contar con una invitacion del departamento de estudios indamericanos  de la Universidad de Tucson Arizona.
-Es linda la pulsera –
-Si, mucho pero ¿cuanto son trescientos dolares?-
-El precio normal para una pulsera linda en los estados- y se calla que es lo que ella gana en tres meses y  que a la cocinera, con la que termina de platicar, le costara diez meses de trabajo conseguirlo e impensable ahorrarlo.
-Pongasela un dia para venir a clase y asi la vemos todos-
-no mi abuelita no me deja puedo perderla-
Anuncios

Read Full Post »